viernes, 1 de febrero de 2008

Los babysitters

Estábamos tirados (pa variar) en unas cascadas cerca de Cafayate cuando tímidamente se acercó Pocahontas y sin emitir sonido nos miraba de reojo, como queriendo sumarse a nuestra pachorra. Le preguntamos el nombre y costó sacarle información, su extrema timidez nos conmovió y le dimos cabida para que se sume nomás. Cuando entró un toque en confianza nos contó que tenía 4 hermanitos, uno que era un bebé. Y preguntó si podía traerlos. Primero me cercioré que no trajera al bebé, ya me la veía cruzando el arroyo pedregoso con el bebé a upa y me transpiraron las palmas de las manos.


A los diez minutos apareció con el gordito pedoSHito (así le decía ella misma con su otra hermana) quien nos empezó a atacar con cosquillas a mansalva y a tirarse arriba de Pato impunemente, haciéndole mosh sobre la panza.




Pit y Mel intentaban dormir la siesta, tarea terriblemente imposible, ya que los chuckys de la cascada se tiraban encima de los cuerpos exhaustos luego de un durísimo año de encierro y trabajo oficinezco. Nos usaban de juguetes humanos, nos revoleaban un mono de peluche que tenían y nos hacían jugar a la escondida en las piedras. Ellos corrían descalzos en las piedras como si nada, mientras que Pit con sus torpes movimientos se hizo añicos todos los deditos de los pies. Y ellos con sus durezas, producto de la naturaleza ni se mosqueaban y se escondían como lagartijas.

Después vino la sección peluquería, a cargo de las nenas, quienes recogieron flores y nos hicieron peinados sexies a Rennie, Pato y yo. Mirando nuestras caras y rotulándonos como "boniiiiiiiiiiitos" o "fieeeeeeeeeeeeeeeeeeeros"


(era muy gracioso escuchar como le decían SHenatita a Renata)


La despedida fue a pleno abrazo, muy dura, no querían que nos fuéramos, la madre en su casa, a pocos metros de la cascada seguramente tampoco, fuimos el puchinball de los pendejillos toda la tarde. Para darles consuelo tuvimos que decirles que quizás volvíamos al día siguiente, nos acompañaron hasta la entrada del lugar con su Cholito, su feo perrito.

1 comentario:

Dra dijo...

te vi en la foto con flores en la cabeza y en crpiño.....en un estado semisalvaje posta juassssss¡¡¡¡ esta bien asi hay que vivir la naturaleza carajo¡¡¡¡

apenas llego a mendoza me pongo en bolas¡¡¡¡