jueves, 7 de febrero de 2008

El castillo de Raul Prchal

El es nuestro tío Raul Prchal



(el que tenga paja de leer todo esto solo lea lo marcado en negrita)





Turismo bizarro para mochileros


Un quijote en Humahuaca



Por Emiliano Guido Enviado Especial a Humahuaca, Argentina


Raúl Prchal, bufón contracultural, lucha contra “los molinos de viento” en el norte argentino. Cree ser la encarnación del héroe de Cervantes. Aloja gratis a quienesse acercan a su peculiar castillo.


“Encontré este lugar por revelación. Para decirlo de una manera más normal: lo había soñado”, dice Raúl Prchal para explicar su mítica relación con el pueblo donde decidió radicarse como un Quijote muy particular. Humahuaca es una pieza más en el esquema social de una región sacudida por el terremoto neoliberal de los 90. Los chicos jujeños no bajan de los cerros por las calles de ripio y empedrado para limpiar autos o hacer malabarismos en los semáforos, prefieren acercarse en silencio a los turistas para recitar una copla combativa a cambio de una moneda. El bar de la terminal está desde la mañana repleto de ebrios, la borrachera dejó de ser una anécdota graciosa hace tiempo para convertirse en un síntoma más de la desocupación.

Hay que mascar mucha hoja de coca en la localidad más grande de la Quebrada para mitigar el apunamiento y no tener el cerebro inflado como un globo. Con paciencia oriental y las piernas en default se debe subir una larga escalera, cercana al Monumento de la Independencia, para llegar a los altos de Humahuaca. Tras dos calles de tierra, doblando a la izquierda, está la casa del Quijote.

El Castillo es una construcción de adobe con piso de tierra, apesta a meada de gato y no hay luz ni agua. Antes de golpear, se abre la pequeña puerta en punta y aparece Raúl Prchal con sombrero de ala ancha y los brazos extendidos para dar la bienvenida. El vino ha dejado su huella en la casa, no sólo lo han consumido en cantidades industriales impregnado el ambiente de un olor ácido embriagante. Hay botellas de alcohol cerrando vacíos con figuras geométricas absurdas. En el patio pequeño y desordenado, la tierra seca esta regada de vidrios rotos y en los rincones de la medianera se amontonan los “cadáveres etílicos” que acumuló el movimiento mochilero argentino.

Hace años que Prchal vive encerrado en esa cueva y como un francotirador confabula combates imaginarios contra las fuerzas vivas de Humahuaca. Esa coraza la perforó hace una década recibiendo a los pibes que recorren el norte del país haciendo dedo. Todos pueden pasar la noche sin gastar un centavo a cambio de tener un gesto de cortesía con algún comestible o una botella de vino, si es blanco mejor. “El dinero me parece un invento de Satanás, polenta no dejen porque ya tenemos demasiada”, advierte con justicia el Hidalgo Caballero mientras abre su alacena repleta de alimentos no perecederos.

El hospedaje gratis también necesita una previa lectura de un reglamento, que más bien es una presentación de su colectivo: la Comunidad Huayra Huasi- Sociedad de Irresponsabilidad Ilimitada-, donde se deja constancia que esta permitido el uso de cualquier droga, salvo la marihuana “porque deja rastro”. Las ordenanzas del consorcio lisérgico tiene el mismo diseño editorial que sus libros, un jirón de frazada cubre un cartón de vino como tapa, después son fotocopias de anotaciones personales. El anfitrión es más amable cuando logra vender alguna de sus novelas como "El Bufón lúcido", título que cotiza a cinco pesos. “Como lo dicen las condiciones básicas: lo pueden leer sin comprar y lo pueden comprar sin leer”, aclara Prchal.
Este librepensador de casco y espada, construyó su propia fábula después de recorrer un largo camino. Participó y fundó varias comunidades artísticas aquí y en el extranjero tras haber fracasado en tres carreras universitarias. Integró la primera expedición de artesanos que desembarcó en Punta del Este, recorrió el país con compañías de teatro y también se animó a fabricar calefones solares.
Hasta que ocupó una casa que “hipotecariamente es un rancho” hace 29 años y le dio forma de Castillo para albergar a su último personaje. Se viste y actúa como un Quijote moderno pero a diferencia del héroe de Cervantes cree en las “caballerías andantes”, estima que no son una invención de las novelas medievales de Amadís de Gaula y se siente defraudado porque su inspiración se aggiorno a los tiempos que corrían. “Yo soy un caballero andante, voy a cumplir 62 años ahora y seguiré adelante”, dice Raúl y redobla la apuesta.
Al principio optó por vender su fuerza de trabajo en Humahuaca: empezó siendo plomero y le instaló la caldera a las monjas de la ciudad pero lo suyo era otra cosa. Acá le dio forma a sus primeras novelas, ensayos errantes sobre la condición humana para repensar el mundo. Como periodista se montó a una vieja Remington, conservando espacio para hacer columna, para dirigir un semanario independiente llamado “Viento Quebradeño” donde “criticaba a la pequeña burguesía humahuaqueña”.
“¿Quién vive?”, preguntan tras la puerta de estilo medieval. La contraseña se adecua a la identidad del portero, en este caso la coyuntura indica que la respuesta correcta es “El Subcomandante”, Sésamo se abre. El escudero de Prchal que usa el grado castrense del líder zapatista Marcos, es un jujeño de cara risueña con bigotes de mexicano que lleva consigo unos cactus de madera como pieza arqueológica de su adolescencia artesanal. Durante la estadía hay que respetar ciertos códigos para mantener la clandestinidad del lugar. Y aferrarse a una cotidianidad lumpen, así que es vital patear el barrio para juntar cartones y leña en caso de necesitar una ducha caliente.

La noche encontrará a los huéspedes armando la carpa en un patio que tiene estacionamiento para dos (no aconsejable en período de lluvias), o en el living donde vegeta en una pútrida gomaespuma, un turista cordobés que tiene las uñas del pie pintado de negro. Su compañero de ruta parece practicar el budismo zen cada vez que toma vino blanco. Están “tan de vuelta” que las ruinas de Machu Pichu les parecen muy “careta”, prefieren Tupiza: un pueblo boliviano donde estiman que crece el mejor San Pedro (cactús lisérgico) del Altiplano.
En la húmeda cocina fumigada con la orina de las gatas, Prchal eligió ese genero porque considera que los machos no sirven, se siente con fuerza el frío nocturno del valle andino. Raúl tiene hambre: “Chu Chu Chua anda al boliche a comprar un paquete de fideos”, reclama el Quijote irónicamente a uno de los mediterráneos. Carlos Francisco Ruiz, un personaje estable del lugar, mientras tanto apura el fogón con diarios, aserrín y otras yerbas. Ruiz sigue aferrado a un imaginario televisivo del pasado: pide siempre como favor a los visitantes de Buenos Aires que manden saludos de su parte a su amor catódico, Mabel Marchesini, y no se olvida de Nicolás Kasansew, a quién define como el mejor cronista internacional de guerra.
De repente se quiebra la etérea armonía del hogar porque entra en acción Rufina: ex convicta de un neuropsiquiátrico y actual Dulcinea del jefe de la casa. En la penumbra de la cocina sólo iluminada por velas, la pequeña mujer de mandíbula inflamada por masticar coca, le toca impunemente el sexo a Prchal y exige con la modulación distorsionada de una lengua torpe, una cuota de alcohol en la compra que va a realizar el hippie cordobés. Rufina es ignorada y se va hablando con su propia sombra.

“Asiii”, dice El Quijote y estira la palabra tanto como su larga barba canosa, reproduciendo el clásico gesto “rollinga”, cuando un estudiante de La Plata le pregunta si le gusta la obra del escritor Alejandro Carpentier. La literatura y el anarquismo son sus temas favoritos, el basto conocimiento en ambos seduce a los invitados que tratan de prolongar la informal academia llenando su vaso durante la madrugada. Las charlas con Prchal y su trouppe son el mejor menú de un combo turístico difícil de olvidar. También funcionan como la mejor terapia para el Quijote ya que confiesa que "con la literatura y el vino escapo a la angustia". "Malatesta es la persona que describe al anarquismo de mejor manera. Leí un poco de Bakunin, Prouhdom es imbancable...digamos muy largo”, así se posiciona en el ideario libertario para contrarrestar la exposición política de un militante autonomista del conurbano bonaerense.
Una leyenda en latín: “Nemo me impune lacessit”, está inscripta en la pared que se destinó para un retrato lastimoso de Raúl disfrazado del Quijote. “Nadie me herirá impunemente”, es la traducción de la frase que pertenece al autor favorito de Prchal, Edgar Allan Poe, originaria del cuento "El Tonel de Amontillado": la venganza exquisita pergeñada durante el delirante carnaval de Venecia. En todo caso, quien quiera lastimarlo tendrá que verse con sus caballerías andantes, Prchal asegura que siguen galopando con la herida abierta de un sueño trunco.




El fondo del castillo de Raúl.Unico lugar donde podía respirarse sin que el olor a amoníaco y demoníaco del meo con rezagos de alcohol que había en la casa te tumbara.


Cuando estábamos armando la carpa caminé para atrás y Rufina salió de su solemne silencio para exclamar, muy sentidamente: - ¡ La huerta !. Me dí vuelta, saltando primero para dejar de pisar y ví dos metros de pastos retorcidos y semisecos, con unas zanahorias secas decorandolos. Para salir del mal paso le dije: - Que bueno. Y qué hay sembrado?. - Yerba buena. Rufina me tomó de la mano y empezó a señalarme las hojas, terminó con su explicación y mi mano seguía aprisionada, no me soltaba. Empecé a incomodarme y como pude fui safando mis dedos, que cada vez eran apretados con más fuerza.


Esa pared estaba hecha en homenaje a un amigo de Raul, muerto por el consumo en exceso de alcohol fino con agua, no llegué a entender si murió en esa casa.






A la izq. la Tía Rufina, en el centro Tío Raul.
Sol, Mel y Pit huimos despavoridas. Debimos decirle a Raul que no nos daba para quedarnos, sinceramente, para que no se ofendiera. Se lo tomó lo más bien, por suerte. Renata, Pere y Nikki osaron parar una noche ahí, el baño era peor que el de Transpotting.

Cuando Rufina estaba por irse a dormir quiso clavarse una petaca de whisky, a lo que Raúl intercedió para cambiarsela por un tetra de vino tinto (la mema).







Espero agregados de los que pasaron la noche ahí. Solo tengo imágenes.

17 comentarios:

Renatita dijo...

Vale tomarse el tiempo de leer la nota porque verdaderamente describe lo indescriptible que es pasar unas horas junto al Quijote de largas barbas blancas.

Me acuerdo un detalle que no está en ningun lado.

En un momento, la chica sonriente de la foto con Raul le pide leer un fragmento de uno de sus libros.

"Si claro, pero me tengo que poner los anteojos, porque no veo bien" contesta Prchal amablemente.

Y agrega: "AH!! ESO SI, FOTOS NO. POR FAVOR, CON LOS ANTEOJOS PUESTOS, NO SAQUEN FOTOS, ESTÁ TERMINANTEMENTE PROHIBIDO".

En el fondo, es un metro sexual...

Renatita dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
NIKKI dijo...

Si, Juano y otro más eran amigos de Raul que murieron tomando alcohol fino en sus aposentos.

No olvidemos cuando la misma señorita le preguntó si estaba tomando vino con gin (ya que habia una botella de tal bebida pero llena con agua) y Raul le bate "es agua, quien te pensás que soy, Bukowski?"

Anónimo dijo...

La nota es una descripción exacta de lo que es el lugar, o al menos de lo que sentí y percibí durante el tiempo que estuve ahí dentro. Es impresionante...

Lamento no haber podido charlar más con el tío Raúl...

Ahora: lo de Rufi ex convicta de un neuropsiquiátrico es posta o fue una ironía?? jajaja

meL-

Renatita dijo...

Es posta Meli.

¿Te acordas cuando preguntaste por la tía Rufi y te dijimos que se habia tomado vacaciones y estaba de gira en el congo Belga?
Bueno, La Tía Rufi, y ya era momento de que te lo contemos pues la familia es la familia, estuvo internada en un neuropsiquiatrico.

Espero que no te lo tomes a mal Meli y cualquiera cosa, ya sabes, llamamos al la psicologa.

Anónimo dijo...

Alto viejo limón,man!!! jajaja...Che Sarnita,se parecía un poco a vos,eh?.Tal vez sea tu futura encomienda divina para atravesar el infinito mar de dudas que oprimen y saturan vuestros sesos,o sólo sea otra de tus locas aventuras de pibe iurin.Besines en lugares excitantes...

NIKKI dijo...

TUKI!!! Que alegría tenerte por acá, cariño =D. Tuki me dice Sarnita, y cuando me emborracho o me drogo dice que estoy sarnoso o que tengo una sarna zarpada.

mai dijo...

me alegra saber que debajo de las primeras impresiones, agarrarle la mano a rufina es casi un orgullo porque si alguien sabe qué es lo que está pasando constantemente, si alguien sabe poner en su lugar las eventuales violencias de los borrachos, muchas veces la megalomanía verborrágica y agresiva del más letrado de los ebrios, es ella, que demuestra una sabiduría traducida en acciones y silencios cuando no está siendo el personaje que todos esperan.
la casa de raul, tiene una nota de vacación eterna cuando a las 10 de la mañana circula un toro en vaso de cartón, que en la madrugada siguiente permanece como cantos eufóricos y eventuales gritos de enojo contra los porteñitos que se sientan en su mesa como embajadores de algo en lo que no cree y a lo que nunca quiso pertenecer. aún así, sigue con las puertas abiertas y con kropotkin, hesse o cualquier fundamento ideológico que lo camufle, su casa es el aguantadero definitivo de muchos de sus vecinos y la alternativa al hostel de caras efímeras. algunos logran salirse de lo anecdótico y entender la humanidad que hay en todos los grandes gestos, la calidez de un gran anfitrión, los balbuceos de quienes accidentalmente ornamentaron la causa de un viejo bastante adolescente. aún en los grandes discursos prefabricados, y en la eventual puteada a quien no parece entender el significado de tanto idealismo reducido a canciones y vino, la puerta de esa casa está siempre abierta a todos por igual. el permanecer adentro es ya un poco más complicado.

Anónimo dijo...

En realidad no lei tooda la nota, yo soy Prchal, sobrina posta del viejo Raul Prchal.
Es tan impresionante!
Tiene gestos tan parecidos a mi, a mis primos..
ya me voy a tomar el tiempo para leer todo. Mi tia la mas joven, hace ya bastante tiempo viajo a conocerlo, y me conto su viaje, su encuentro y la experiensia y es tal cual lo escribiste...
un abrazo.

j3ampyx dijo...

ke buen recuerod me trae
y eso ke estuve hace 3 semanas nomas

grande raul


mala eperiencia??
le robaron la guitarra a mi amigo...

eramos gringos hippies para los lugareños.

Aye dijo...

jajaj Es asii gente, estuve ahí la semana pasada, y posta lo que mas corre es el Cadaver Jujeño y el Vino Toro, pero templado, porque a Raúl el vino frío no le cabe.

Aye dijo...

Alguien sabe si se consigue algun libro de Prchal en baires??

fabio dijo...

... Y si de personajes pintorescos hablamos, conocí uno en Humahuaca que al Perro Parrillero le haría muy buena sombra. Se llamaba Raúl Prchal, tenía sesenta años y era bebedor, drogadicto, jipi, anarquista y escritor, no sé si en ese orden de prioridades. Un artesano que paraba en la plaza del pueblo nos contó algo acerca de la sabiduría de aquel polémico veterano, y al hablarnos de su simpatía por el anarquismo en conjunción con su simpatía por la literatura, no dude un instante y me dije: no me iré de Humahuaca sin conocerlo personalmente. Estaba esperando que Sebastián se alejase de mi vida para ir a visitarlo, pues entendía que a él no podría interesarle demasiado lo que Prchal podría contarnos, pero fue el mismo Sebastián que me propuso ir a verlo el pasado miércoles, el día anterior a su partida. Llegamos a su desvencijada "mansión" --situada en los altos de Humahuaca y conocida como "la Huayra Huasi"-- a eso de las tres de la tarde estuvimos dialogando con él --mejor dicho estuve-- hasta que el sol se ocultó entre los cerros. Lo que más me impresionó de este sujeto fue que a pesar de ser mi antítesis completa en lo que hace nuestros temperamentos, su ideología y su filosofía de vida se acercaban tanto a las mías que muchos aspectos parecían confundirse. Sin ir más lejos, dos de sus escritores favoritos eran Tolstoi y Thoreau, y profesaba una cordial y a la vez crítica simpatía por la figura del Mahatma Gandhi, quien se dejaba ver desde un portarretrato cercano a la mesa de diálogo. Al evidenciar tanto interés por el anarquismo utópico de los dos primeros y por el pacifismo del hindú, la pregunta se me caía de madura: "¿Por qué no es usted vegetariano?" La respuesta fue comprensible, aunque no la comparto: "Fui vegetariano durante trece años, pero cuando me instalé aquí, en Humahuaca, formé una pequeña comunidad en la que no era dable hacer discriminaciones alimenticias. Comía lo mismo que comían mis compañeros, sin importar lo que contuviera la olla". En otras palabras, renegó de su vegetarianismo por una cuestión de practicidad, no porque una convicción contraria lo resultara. Me dijo algo más o menos así: "Sea lo que sea que haya en un plato de comida que alguien con vida, no es una actitud sensata despreciarlo, y vos, como mochilero, lo debés saber muy bien". Lo sé, mi estimado Raúl; pero entre despreciar un convite alimenticio procurado por la más humilde familia o despreciar mis convicciones éticas más arraigadas, me quedo con el mal menor, que a todas luces es el primero.

Marco dijo...

les dejo una fotos de nuestra experiencia en el castillo! http://mentearrabal.blogspot.com/2011/02/una-noche-de-velas-botellas-y-misterio.html

Pituten dijo...

Este blog sólo admite a lectores invitados.
http://mentearrabal.blogspot.com/
No parece que te hayan invitado a leer este blog. Si crees que se trata de un error, es posible que desees ponerte en contacto con el autor del blog y solicitar una invitación.

Has accedido como pituten@gmail.com - Acceder a una cuenta diferente


buah, quiero leerlo
INVITENME!

dijo...

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=364017726957449&set=gm.10150542712149190&type=1&theater



aca estoy yo, con 17 abriles
a pocos dia de inaugurar la Huayra Huasi con los chicos de huniay llajta.Desde ese año (83) hasta el 92 sostuve una intensa comunicacion por carta con Tio Alphonse (en las misisvas yo le decia asi y el ami Virginia, mi alter ego)
Tengo cientos de cartas y dibujos suyos que guardo ,pensaba donarlaos tal vez alguien queira editarlos, hacer un documental (de hecho los Puenzo pensarone filmar un apelicula basada sobre su vida, que tal vez sepan empieza en europa en la Comunidad del Arca y sigue por Marruecos con algunos beduinos y guias sufis, luego Cordoba en comunidad hippie tambien, hasta que llega a humahuaca y la bebida lo hace perder todo, esposa , flia, todo menos esa casa que construyo para ella...todavia tengo un perfume de patchoul que el tenia ahi, en el ajuar de su ex esposa, que el trajo de marruecos y me lo dio a mi por que no podia darselo a ella...todo indicaba que seguia locamente enamorado de ella...
Raul era asi un ariano impulsivo, me acuerdo que un dia se me aparecio en mi casa, año 86, aca en Capital, todo sucio, ya le faltaban unos dientes y en patas, pensando que yo le asilo... mi vieja casi se desmaya)

Todo un potencial de escritor por momentos derrochado por el vino barato y su saturnino caracter, pero un personaje unico y adentro un niño solitario y herido.






foto del
Grupo d FCBK

https://www.facebook.com/groups/32281699189/

dijo...

https://www.facebook.com/pages/Raul-Prchal-Comunidad-Huaira-Huasi-El-Castillo-de-Adobe-en-Humahuaca/132424270115837