martes, 4 de marzo de 2008

No tiene precio


Los familiares encontrados por el camino: Tía Rufina y Tío Raúl.
Los amigos encontrados por el camino.


Los hombres del grupo atendieron a Dolly, una fogosa amante.




Los descansos y la toma de decisiones en las diferentes plazas que iban apareciendo en cada pueblo.



Levantarte y que el primer vistazo del día sea algo parecido a esto.


Los fideos a la Nikkinesa, que tan bien le salen que lo parió. Con una salsita riquísima y hasta con el lujo de tener pan, queso rallado y fernet branca. Gol de mitad de cancha.




Parar con estos payasos limados (Susano en Armonía y Chocho de Contento) y la dama del fuego, Sol, viendo sus cataratas de arte a cada rato y enorgulleciéndonos remarcando ante los demás: "son amigos míos" jajaja.

Nuestros festejos improvisados de cumpleaños, año nuevo, recibimiento de año, día de vacaciones, etc, etc, etc. Las barras y los menues improvisados. Hambre no pasamos, sobretodo Nikki y yo que comíamos cada dos horas, como los tamagotchis.


Que rica la palta bajonera con mayonesa que nos preparaba Luigi para bajonear con pan casero, tortillas o acompañando de las bondiolitas, salamitos y quesitos caseros que nos vendía el Sr. Bondiolero que pasaba con canastita llena en su bici a la tarde.

3 comentarios:

Carola dijo...

claro que si , volvamos a lo natural!

"comiamos cada 2 hs como un tamagochi!" ajajjajajaajajajajajjaajajjaajjajaajjajajajaaa

pegaria la foto de la ventana a las paredes de esta gris oficina

Eme dijo...

Sin dudas, no tiene precio!!

The Judys. dijo...

Pos claro que invitaremos, pero hasta el momento estamos jodidas con la locación de dicho evento, creíamos que hoy se definía todo pero NO. Se agradece información sobre algún recinto disponible.
saludous!

las judys frustradas por la burocracia(?)

pd: cómo se nota que todos extrañamos el norte, carajo!